1 de marzo de 2010

Mood: angustiada

Bajo la presión, pero al parecer ahora sigue la angustia, desde la semana pasado han venido desencadenándose diferentes sucesos que me han tenido comiéndome las uñas.
El primero fue que un compañero de trabajo acaba de ser papá de una niña, a la semana de que nos enteramos del nacimiento de la nena, mi compañero faltó y se reportó pidiendo ayuda porque su hija está muy grave. He hablado con él y hemos tratado de ayudarlo de diferentes maneras, desgraciadamente los médicos dicen que no se puede hacer nada y hay una gran posibilidad de que la nena fallezca. Me deshace la idea de ver morir a tus hijos, creo que es contra natura, que no estamos hechos para eso, que estamos hechos para preparar a nuestros hijos en esta vida a que la disfruten, amarlos y hacerles saber que un día nosotros sus padres dejaremos de existir.

El segundo hecho que me tiene con el corazón achicharrado es Chile, uno de mis mejores amigos me hablo el sábado por la mañana, mientras despedía a mi enano que se iba a un campamento, me informó de lo sucedido y me pedía los teléfonos de Kala para saber cómo estaba, pero no los tengo... de camino a casa me fui con la angustia normal de dejar a mi hijo en el campamento y con dos rayitas más pensando en mi amiga, su familia, el pueblo chileno... como cadenita me empezaron a pasar por mi mente los blogs que leo de diferentes chilen@s... llegando encendí la compu para saber más y mi angustia bajo un poco al saber que Kala y su familia estaban bien. Luego entré a leer a Macarena, quien ha hecho una labor impresionante desde Houston y a medida de sus posibilidades buscando gente en su patria; ahí comenzó mi angustia por Paula... cosa que aún no cesa.... en serio deseo de todo corazón que la falta de noticias de ella y su esposo sea por el colapso, pero que ellos estén bien... estoy orando mucho por ellos y por todos los chilenos.

Y para cerrar con broche de oro, mi madre me acaba de informar que a mi abuelita le están diagnosticando un mal en sus pulmones, un mal que puede aquejar a quienes fuman mucho o conviven con quienes fuman; sin embargo, mi abuelita ni fuma ni convive con fumadores... aún no se sabe la magnitud del problema, apenas son los primeros pasos del diagnóstico y falta mucha burocracia para tener algo de certeza.

Así las cosas, este espacio se ha convertido en mi publicación de "moods"....