26 de septiembre de 2009

De la forma en que el universo confabula a mi favor

Tengo tanto que platicar, pero hasta ahora lo que más puedo decir es que me encanta mi trabajo, me siento totalmente entusiasmada con lo que hago y sobretodo me siento de cierta manera útil a mi país, aunque ese es otro tema que me tiene con los pelos de punta porque vamos muy mal como nación, pero esa es otra historia.
Resulta que durante mi etapa como estudiante de ciencia política me dedique casi por completo a la escuela y sólo trabajé en tres ocasiones, la primera fue para levantar encuestas sobre opinión política, la segunda para elaborar un manual de redes ciudadanas para una campaña política y la tercera fue mi colaboración casi invisible en otra campaña política a nivel federal como capacitadora, donde sólo recibí el título de "capacitadora nacional" de ese partido político. Luego mi servicio social, que hice donde yo pensé sería el lugar donde mi carrera profesional despuntaría, desgraciadamente las cosas en la fundación donde estuve colaborando como investigadora, pues cada vez están peor de acuerdo a lo que sé y está perdiendo su esencia como generadora de investigación legislativa para pasar ser un guiñapo de la coordinadora del partido... en fin, es un tema que me duele.

Así que cuando desde enero de este año deje de ser estudiante y pase a ser desempleada, buscaba trabajo como investigadora legislativa, pero los tiempos electorales no me beneficiaban, luego busqué de lo que fuera y me ayudaron para entrar en la policía federal de mi país pero como administrativa, me sometí a exámenes humillantes, me tuvieron en suspenso por no sé cuánto tiempo y finalmente no me quedé, eso lo repetí dos veces en instituciones relacionadas con la seguridad pública del país y fracasé. Después de todo ese andar, decidí que lo ideal sería esperar la convocatoria de la maestría y mientras dar clases en preparatoria o en escuela privadas de las llamadas "patito", en lo que la maestría se acomodaba.

Así de repente, llegué a platicarle mis penas a una amiga, que resulto tener más penas que yo y era precisamente por tanto trabajo que no se daba abasto, así que en menos de un mes yo estaba entregando papeles y mi amiga que es la subdirectora de mi área, me hablaba para informarme que había sido seleccionada gracias a la excelente entrevista (según) que me hizo mi ahora jefa de departamento, por lo que en ese momento se encontraba peleando por una silla para mí, porque resulta que hasta para tener un bote de basura hay que pelear.

Cuando de repente me di cuenta de que ya estaba trabajando y que curiosamente esas actividades que tuve durante mi etapa estudiantil, se conjugaban en mi nueva labor. Resulta que estoy en la institución que se dedica al desarrollo social de mi país y que en la dirección donde quedé se hacen la evaluación y seguimiento de tres programas sociales, que cómo se hace eso? pues levantamos encuestas, hacemos manuales, capacitamos gente para campo y se hace un tanto de investigación legislativa para actuar conforme a ley.

Así es la vida de sorprendente, me tenía guardada esta sorpresa que nunca pensé que tuviera relación alguna, aquí se unió todo. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, la realidad burocrática me duele, me cala y me llega a asfixiar, apenas hace dos semanas me pudieron conseguir una pc, pero ni hablar de Internet y mucho menos de correo institucional, todo está saturado; todo eso aunado a un estrés muy particular que nos contagia una persona de nuestra dirección general, la manera en que nos trata y la forma en que quiere resolver las cosas no es nada..... digamos, pedagógico, muchas malas maneras. Pero es un negrito en el arroz, que no permitiré me arruine mi felicidad profesional, porque finalmente el universo confabuló para que yo llegará ahí en este justo momento de mi vida.

3 comentarios:

SRTA TEMPLARIA dijo...

Mi niña linda!! que bueno verte por aquí ya te extrañaba.. me alegra muucho q las cosas en tu trabajo estén saliendo bien.. trata de venir más seguido.. Ojalá todo marche bien en tu vida.. Y la burocracia.. buuh en todos ladosss!!!

Un abrazo a tu familia!!

PAU

cÓMO Está tu hijito??

Françoise dijo...

Puedes leer los comentarios que te dejaba yo hace unos meses??? sera que es necesario que lo diga??? no quiero pero voy a hacerlo "TE LO DIJE!!!!!!!!!!!!!!!" que feliz soy por tu Liz!!!!!! tu te lo mereces, eres una politologa muy profesional y yo sabia que un empleo asi te estaba esperando!!! lo de la administracion bue... eso es por todo lado, asi que no hay mas que acomodarse a esa mala "gerencia", y poner el granito de arena para que aunque un dia cambie.
Me alegro mucho de verdad!!! ahora vas a empezar a ver la vida de otra forma y estoy segura que poco a poco lograras lo que has sonado!!!
Un beso enorme y felicitaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anaís Sandiego dijo...

¡Felicitaciones! Creo que no hay nada mejor que estar contenta con tu trabajo, pese a las dificultades.

Y sí, eso de la burocracia y las malas condiciones laborales se da en todas partes, pero parece que especialmente en Latinoamérica, donde vivimos en constante contradicción.

Un abrazo y qué bueno verte de nuevo por aquí. n_n