8 de julio de 2009

ahhhh los hijos!

Indudablemente estamos pasando por un proceso de cambios, mi hijo cada vez se ve más grande, cada vez es más reflexivo, más independiente... ya saben, ¡mamá gallina al fín!
Desde hace una semana nuestro enano nos dijo que ya le estaba saliendo otro diente, lo revisé y efectivamente un diente de la parte frontal inferior comenzaba a enfilarse detrás de los que ya están, así que el lunes pasado fuimos al dentista quien nos comentó que iba a ser necesario extraer sus dientes porque no iban a caerse =(
Así que, este fue el resultado:

Ahora mi chiquillo está chimuelo, el otro diente tomará su camino poco a poco, dejó los dos dientes que le sacaron para que el "ratón" o el "hada de los dientes" le trajera un poco de dinero para comprarse un juguete que viene anhelando desde diciembre, era tanta su emoción que ni durmió bien y despertó a eso de las 4 de la mañana para ver si ya había llegado el "ratón", encontró un par de billetitos que lo pusieron muy contento, entró a nuestro cuarto a avisarnos que ya había llegado el ratón y que iba a guardar en su alcancía ese par de billetitos para poder comprar su muñeco.
Me encanta ver su emoción por todo, la forma en que la vida lo sorprende aún y lo bien que toma las cosas, simplemente amo a este enano que me ha endulzado la vida.

5 comentarios:

Françoise dijo...

ayyyyy y le dolio????? pobre amorcito!!
Jajaja a las 4 de la mañana??????????? Dios!!!!! menos mal el raton no se perdio en el camino, o sino la madrugada perdida?? no no, ni mas faltaba!!!
Se crecio Liz, se crecio.... que lindo!!!
Me encanta como se presta para tus ideas... jajaja como el mejor de los modelos abre la boca y posa!!! Divinoooooooooooooo!

Lágrima Perpetúa dijo...

Sí Fran, le lloró feo, pero él mismo decía que tenía que aguantar para poder dejarselos al ratón!! fue todo un drama pero salimos victoriosos del consultorio.

Sí, ese ratón apareció a buena hora en su buró, sino imagina la sorpresa de encontrar sus dientes en el mismo lugar.

Se presta para todas las loqueras de su madre, imagina que tomé el montón de fotos porque soy una malísima fotografá y casi no teníamos luz, pero conseguimos una toma medianamente aceptable jeje!

Anaís Sandiego dijo...

Pobre, es una tortura eso de los dientes =S

Pero qué lindo él que tiene la ilusión del ratón (y qué bueno que éste apareció... jeje). Hace poco leí en otro blog que una mamá quería que su hijo pequeño no tuviera ilusiones y lo encontré tan terrible. Eso es lo mejor de ser niños: creer e ilusionarse, pero los adultos somos un desastre a veces, ¿no?

¡Un abrazo!

Anaís S.

Lágrima Perpetúa dijo...

Anaís, si hay algo que me encantó de ser niña es esa ilusión que desagraciadamente vamos perdiendo poco a poco, creo incluso se merece un post aparte. Esa es la capacidad que más admiro en mi enano, su facilidad con la que se sorprende de todo, lo lindo que se le hace la vida y lo fácil que es para él solucionar las cosas.... en serio todo deberíamos sacar más a nuestro niño interno.

Anaís Sandiego dijo...

Te tengo un premio Lágrima. Pasa a ver mi blog ;)