3 de junio de 2009

No tengo mucho que decir.....

Cuando suceden tragedias como esta, además de rezar por aquellos que iban en ese avión y sus familias en tierra, no queda más que voltear a ver nuestras vidas y reevaluarla, darle más valor a aquellas pequeñas cosas que son las que nutren nuestra vida, esa sonrisa, ese abrazo, esos olores, nuestros sabores, todas esas sensaciones que finalmente, creo será lo único que nos llevaremos al morir.

Duele y mucho, sobre todo por lo súbito, inesperado y desconcertante, pero la vida sigue a pesar de eso y muchas cosas más, con todo el dolor del mundo tenemos que levantarnos y seguir...

1 comentario:

Françoise dijo...

terrible... yo estoy en shock aun, el pais esta superconmovido, ver las familias da dolor!