9 de junio de 2009

Me duele

El viernes me fui a dormir con una noticia que me inquieto mucho, una guardería al norte del país, en Hermosillo, Sonora, había quedado consumida por el fuego que inició en una bodega contigua que pertenece a la Secretaria de Hacienda del estado, al parecer por un corto circuito.

Aquí pueden ver la noticia, en este otro enlace la narración de uno de los héroes y si simplemente lo "googlean" obtendrán más información al respecto.

Esta guardería era privada pero funcionaba como una concesión que el gobierno a través del Seguro Social otorga, pues las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya no se daban abasto, así que desde 1984 el IMSS le otorga una ayuda económica a particulares que cumplen ciertos requisitos a través de una licitación, así que si eres derechohabiente del IMSS y cumples con las siguientes condiciones:

"Artículo 205. Las madres aseguradas, viudos, divorciados o los que judicialmente conserven la custodia de sus hijos, mientras no contraigan nuevamente matrimonio o se unan en concubinato, tendrán derecho a los servicios de guardería..."*

puedes inscribir a tu(s) hijo(s) y no pagar un sólo centavo a la guardería; la idea no es nada mala, ya que mucha gente ya no le tenía confianza a las guarderías del IMSS o simplemente no conseguían inscribir a sus hijos por falta de cupo. El mecanismo suena bien, sin embargo el corrupción que ocupa nuestro país ha permeado en todos los niveles y sectores del gobierno, lo que ha ocasionado desgracias como esta y eso es simplemente por lo sucedido en Hermosillo, hay que preguntarse cuántas irregularidades más se encuentran escondidas bajo la alfombra y ponen en peligro la vida de los niños y también de los trabajadores de las guarderías. En este enlace pueden ver uno de los problemas por los que el incendio cobró vidas, sí ocupan bodegas como guarderías.

Mi indignación y dolor ante los hechos creo que es poca comparada con la que los padres de los niños fallecidos deben sentir; uno va a depositar la confianza, la vida de nuestros hijos a lugares donde uno piensa que puede estar seguro, sin embargo a pesar del dolor que deben de sentir, ¿cómo diantres dejaron a sus hijos en una guardería ubicada en frente de una gasolinera? Afortunadamente el incendio no llegó a tal magnitud, pero la tragedia pudo haber sido peor de haberse extendido hasta esa zona.

Me duelen mucho esos pequeños inocentes que fallecieron en este percance, soy una persona que le tiene miedo a la muerte debo aceptarlo, me aterroriza y creo que es por eso que cuando me mencionan que alguien fallece siento un nudo en mi garganta del cual no puedo deshacerme.



*Ley del Seguro Social

2 comentarios:

SRTA TEMPLARIA dijo...

Nosotros también vimos la noticia en el canal de las estrellas ese día y nos enteramos, buscamos información en terra méxico y ahi estaba, que tristeza siento cuaNdo alguien muere en condiciones trágicas, elevada al máximo cuando son niños... niños!! :(

Buen punto el que tocas eso de frente a la gasolinera, fijate que no se me habría ocurrido fijarme en un detalle así si tuviera hijitos.. pero ahora he pensado en ello y tienes la razón del mundo.

Aprendemos todos los días! gracias

Un beso
PAU

Françoise dijo...

Esas noticias me hacen preguntar que carajos hacemos en este mundo de mierda!!