29 de enero de 2009

Creo que los finales felices sí existen

Mi carrera universitaria la comencé en el 2001, sí hace 8 años, soy dinosauria de mi universidad y como tal conozco muchos de los trámites rutinarios que se hacen, así como también que tienes que programarte psicológicamente para lidiar con la burocracia mexicana en donde debemos ser pacientes y tratar de no mirarlos a los ojos porque te puedes convertir en uno de ellos; durante toooooda mi estadía en la escuela lo único que odie era ir a servicios escolares, y así hoy me enfrentó tal vez ante uno de los trámites más largos que se tienen, la titulación, así que me tome un buen té de Tila con un dalay y llegué a las oficinas para comenzar, con qué me recibieron?


¡Hola linda! ¿ya te atienden?


Volteé a mis dos lados y no había nadie más, me hablaba a mi?? era el mismo señor mal encarado que se negaba a darme dos formatos de trámites diferentes juntos?? No me quedó más que mover la cabeza y hablar sobre lo que iba a hacer. Debido a que el lugar donde entraré a trabajar me piden papeles que comprueben que ya termine la licenciatura, me imaginé que podía trámitar una carta de pasante o algo parecido que me entregaran de un día para otro; el señor burócrata me contesto:

Mi vida, tú ya no eres pasante, me disculpas pero ya eres licenciada.

Quede absorta ante tal respuesta, estoy alucinando hoy o me dijo "mi vida"???
Pues así fue, le robé una sonrisa y frases bonitas al señor burócrata. Ocho años, bueno formalmente 6, pero son 6 años lo que me tarde en arrancar tales gestos del señor que siempre encontraba desayunando su torta de tamal, del que me cerró la puerta en la cara porque era la 1:59 y salen a comer a las 2:00.

Bueno, después de todo, la universidad me está dando una buena despedida con está situación, porque también en la caja me trataron bien, así es sorprendente pero cierto.

26 de enero de 2009

Renovando el bló

Pues así las cosas, le dí un zarpazo de tigre al blog, mi nombre dejó de ser el título porque mi mejor amiga y yo le pusimos nombre a nuestro club, desde hace ya rato, pero hasta ahorita me anime a ponerle ese título y dedicarme a hablar de mis loqueras en este espacio, ya crearé uno para mi zoon politikon.

Suficiente por hoy,
¡Abur!

SOLUCIONES...

Las cosas poco a poco han tomado su curso nuevamente, ya baje de esa montaña rusa, el clima es limpio y calmo después de una larga conversación, de aclarar muchas cosas, de poner nuevas reglas, pero sobre todo de buscar ayuda profesional para sanarnos ambos. Tanto él como yo estamos muy heridos y si sucede una vez más la relación se irá por el abismo.

El vengador@, así como llegó de rara y sospechosamente, también desapareció. De hecho me pregunté a mi misma si fue producto de mi imaginación, pero me di cuenta de que no era así, que fue más real que nada.

Estoy viviendo una dualidad bien rara, por un lado estoy festejando con bombos y platillos que he terminado mi carrera profesional, termine mi tesina con muchas felicitaciones y una invitación para publicarla; y así a sólo una semana de que me firmaran la tesina apareció un trabajo muy tangible, con buena paga aunque muy restrictivo, tan restrictivo que dudo mucho tener mi vida "cibersocial" activa como la que tengo en este momento, donde platico con mis mejores amigos por el msn y estoy actualizada en el chisme de las redes sociales.

Por otro lado mi psique anduvo jugándole muy fuerte, me tuve que plantear una realidad que no quiero pero que creía que tenía que suceder, "darnos un tiempo", acomodar mi vida sin él; la verdad, el sólo hecho de pensarlo me aterrorizo, creo que soy de esas que aman demasiado...

Así las cosas...

16 de enero de 2009

Él o la vengadora....

Bueno, pues a partir del renacimiento de mi duda, aparentemente apareció un vengador o vengadora anónimo (por lo menos para mi), que tuvo el valor de robarle, a la portadora mi desprecio, su cuenta de hi5 y de gmail, me imagino que debe ser alguien bien cercano a ella para conocer sus contraseñas porque a partir de esta semana le comenzaron a poner en su estado mensajes manifestando lo "caliente" que es la muchacha, así como fotos con el mismo contenido; sin embargo yo no tengo acceso porque es un perfil privado, cómo lo supe?... bueno, pues él me lo dijo, me mostré un poco sorprendida ante tal noticia, pero debo confesar que por dentro sentí cierto alivio-gusto....sí, soy mala, muy mala por sentir eso; pero es como un placer culpable.
Yo no he tenido el valor de publicar sus fotos , que por cierto las tengo muy bien guardadas, donde ni yo puedo verlas porque me lastiman demasiado; ahora que surgió que alguien se animo a darle una prueba de lo que ella nos ha lastimado a muchas... porque sé que no soy la única; incluso debería contactarlas y hacer un club o un movimiento de resistencia social (a lo mejor son tantas que lo logró jajaja).
Estoy en un punto en que no sé si llorar o reír... mañana es un día importante, las cartas estarán en la mesa...

12 de enero de 2009

La Duda

Hace ya 4 años que la chispa de la duda nació en mí, en el 2005 algo dentro de mi cambio para siempre, nunca volveré a ser la misma, encontré las fotos que rompieron mi confianza en él y desde ese entonces, 3 terapias después puedo decir que vivo en una constante montaña rusa, donde mis emociones van despacio y de repente cuando menos me lo espero, en picada. He aprendido mucho de las terapias, me he conocido más y he detectado muchas cosas de mi que me hacen daño, pero qué puedo hacer si después de todo este tiempo no puedo decir que estoy sana???

Esa chispa a veces parece extinguirse y otras más, alguien más o yo misma le prendo fuego, este fin de semana fui yo misma la que lo hizo, pero trato de controlar más lo que voy a hacer y decir, primero intento digerirlo sola, sin ayuda de ningún amigo o amiga; esta vez será el blog el que me ayude, o por lo menos eso es lo que espero.

He buscado en todos los recovecos posibles algo más que su palabra que me de la respuesta y esta vez encontré algo más tangible que aviva la misma chispa de duda y odio hacia la misma persona de esa primera vez, estoy ante la disyuntiva de creer en sus palabras o creer en mis conjeturas.

Todo esto me ha dañado de una forma impresionante, mi último exnovio, que me encontré recientemente, me hizo darme cuenta la manera en que he cambiado y no precisamente para bien- Doy las gracias por haber madurado, pero... eso significa que mi confianza hacia el amor de mi vida se tiene que perder? o tal vez me reuso a madurar.... ay! no lo sé! Me siento muy confundida y estoy harta de está situación, estoy harta de no tener la suficiente valentía para ponerle punto final...